domingo, 28 de julio de 2019

El Museo de Artes y Costumbres Populares (Pabellón Mudéjar)

   Déjame ExplicArte Sevilla, déjame ExplicArte el Museo de Artes y Costumbres Populares (Pabellón Mudéjar) de Sevilla. 
El Museo de Artes y Costumbres Populares.
Pabellón Mudéjar, Aníbal González. 1911-14.
   Ocupa el llamado Pabellón Mudéjar, que Aníbal González realizó con motivo de la Exposición Iberoamericana entre 1911 y 1914. Las colecciones que contiene son variadas, en cuanto a los objetos, pero bastante unitaria cronológicamente. Predomina un criterio etnográfico, pues se agrupan los objetos de carácter sociológico e histórico, seleccionados en la mayoría de los casos con sentido artístico. En la planta primera hay siete salas de contenido muy diverso. La primera está dedicada fundamentalmente al vestido cortesano del siglo pasado, pero hay también otros objetos interesantes. En el centro de la sala se halla una silla de manos, del siglo XVIII, y un carruaje del XIX, y en dos vitrinas se exhiben piezas de orfebrería. Una de ellas está dedicada a los niños y contiene una magnífica colección de sonajeros de plata que abarcan desde el siglo XVIII hasta el XX. Los hay también de oro y de marfil. Preside la vitrina un Niño Jesús-relicario, de madera tallada vestido a la manera cortesana de la primera mitad del siglo XVII, y a su lado hay un pequeño niño orante con ropas del siglo XVIII. La otra vitrina contiene pequeñas joyas tales como pendientes, pulseras, horquillas, diademas, etc., realizadas en plata, oro, coral y azabache; casi todas son obras del siglo XIX, siendo destacables un broche con cuatro colgantes de plata, de estilo neorrococó, de hacia 1870 y de uso masculino, y un conjunto de objetos de azabache, de hermosa labra y gran realce, de comienzos del siglo XX. En el centro de la vitrina se halla una Virgen con el Niño vestida al estilo cortesano de comienzos del siglo XVII, conservando la golilla encolada tanto la Virgen como el Niño. Hay también una pequeña imagen de Santa o de la Virgen Niña de la misma época.`
Vestíbulo del Museo de Artes y Costumbres Populares.
Pabellón Mudéjar, Aníbal González, 1911-14.
   En la sala siguiente hay un magnífico espejo con marco de bronce dorado y porcelana, de mediados del pasado siglo, y una colección de pintura que se compone de retratos en su mayor parte. Destacan entre ellos dos lienzos de José Gutiérrez de la Vega, que representan niños y que pueden fecharse hacia 1875, y otros retratos de tipos populares, obras de Andrés Pariadi, de comienzos del siglo XX. Como obra de primerísima calidad destacan un lienzo de Santa Rosalía con riquísimo vestido e interesante adorno de joyas obra del siglo XVII. La sala segunda contiene trajes populares andaluces, algunos objetos de cerámica y exvotos, presidiendo el recinto una gran pintura de la romería del Rocío, obra de Hernández Nájera, fechada en 1917. De mayor interés artístico es el cuadro de José Arpa, titulado En la Sacristía. En la sala III se exhiben algunos instrumentos musicales, letrillas populares, ilustradas con viñetas, y un libro de coro procedente del convento de Santa María de Jesús, escrito por Juan Romero Ballesteros, predicador de San Francisco el Grande, en 1739, y decorado con temas vegetales barrocos y de lacería.
   La sala IV está ocupada por objetos utilizaos en las tareas agrícolas antes de la mecanización. La sala V es pequeña y contiene algunos objetos de orfebrería. Entre las obras mejor conservadas pueden mencionarse tres lámparas de colgar, de plata repujada, de los siglos XVIII y XIX, un panel de plata procedente de un frontal neoclásico, varias coronas, potencias, ráfagas y diademas, de los estilos barroco, rococó y neoclásico. Interesante es un relicario en forma de ostensorio del siglo XVII y un conjunto de orfebrería civil del XIX. Otras obras existentes en la sala son un edículo de madera con trabajo de taracea, firmada por Andrés Macarro y fechado en 1906-1914; un pequeño Crucificado, cuyo pecho se abre y muestra una diminuta escena del Calvario, que puede fecharse en el siglo XVII, y una cruz de cristal con remates de bronce dorado de la misma época. La sala VI está dedicada a los tejidos, encajes y bordados, pudiendo contarse entre estos últimos magníficas piezas de fines del siglo XVI y de comienzos del XVII, procedentes de ropas de culto. Hay también bellos bordados en sedas de colores de los siglos XVIII y XIX. Muy hermosos son los tejidos de brocado entre los que destaca una capa pluvial del siglo XVI. En la sala se encuentra una arqueta de taracea mudéjar del siglo XV, un jarro de cerámica de Talavera del XVII y un tapiz que representa la escena de los pilluelos comiendo uvas, de Murillo, fechado en 1730 en la Fábrica de Tapices de Sevilla.
Patio del Museo de Artes y Costumbres Populares.

Pabellón Mudéjar, Aníbal González, 1911-14.
   En la sala VII se reproducen las habitaciones de dos tipos de viviendas, la campesina y la ciudadana, ambas del siglo XIX, aunque la campesina muestra algunas piezas de mobiliario anteriores. En una de las galerías que dan al patio se halla instalada una magnífica colección de cerámica modernista que procede de la fábrica de la Cartuja de Sevilla.
   La planta baja está dedicada a la exhibición de los oficios tradicionales, mostrando un lagar, una fragua, un horno de cocer pan con cerámicas populares del siglo XVIII, el torno de un alfarero y un taller de curtidos de pieles. En esta misma sala se exhiben los instrumentos de trabajo de los fundidores de metales y algunas piezas representativas de bronce, cobre o latón, siendo dignas de mención siete bandejas del tipo "dinanderie", con diversos temas en relieve, varios almireces, vasijas. y algunas estapillas con decoración de ataurique empleadas en el repujado de cueros. Lo más interesante de la planta baja son, sin embargo, las salas y pasillos dedicados a la cerámica, que abarca de los siglos XIV al XIX y que comprende todas las técnicas cerámicas vidriada en relieve, cerámica de cuerda seca, cerámica de cuenca y cerámica pintada o pisana. En los azulejos, que son los más abundantes, se encuentran ejemplares en relieve del siglo XIV con representación de temas heráldicos. Muy interesante es un azulejo hecho con técnica de cuerda seca, con el escudo de los Reyes Católicos y una inscripción en letra gótica que procede del antiguo pósito y se fecha en 1503.
Una de las vitrinas del vestíbulo.
Museo de Artes y Costumbres Populares.
Pabellón Mudéjar, Aníbal González, 1911-14.
   Con la técnica de cuenca hay numerosos azulejos y más aún con la de tipo pisana o pintada. De esta última técnica hay un azulejo fechado en 1575 y otro firmado Egeverut pictor ambos decorados con bellos temas renacentistas y dignos de la magnífica escuela sevillana. Del siglo XVII hay algunos que representan imágenes de santos, si bien son los azulejos de los siglos XVIII y XIX los más abundantes. Estos son de pequeño tamaño, proceden de la numeración de las casas y de algunos rótulos indicativos de lugares o edificios, estando muchos de ellos fechados. Las vasijas son menos abundantes y proceden en su mayoría de los siglos XVIII y XIX [Alfredo J. Morales, María Jesús Sanz, Juan Miguel Serrera y Enrique Valdivieso. Guía artística de Sevilla y su provincia I. Diputación de Sevilla y Fundación José Manuel Lara, 2004].
      Si quieres, déjame ExplicArte Sevilla, déjame ExplicArte el Museo de Artes y Costumbres Populares (Pabellón Mudéjar) de Sevilla. Sólo tienes que contactar con nosotros en Contacto, y a disfrutar de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Patio de las Doncellas, del Real Alcázar

El Patio de las Doncellas, del Real Alcázar.    Déjame ExplicArte Sevilla , déjame ExplicArte el Patio de las Doncellas, del Real Alcáz...